Noticias

Dirección Internacional

Cientista político argentino, Juan Manuel Germano analiza en SOFOFA los resultados de las elecciones primarias y la probabilidad de que Fernández gane en primera vuelta

El Capítulo chileno del Consejo Empresarial Chile-Argentina de SOFOFA, realizó un seminario para conocer detalles sobre las elecciones primarias (PASO) que se realizaron este domingo 11 de agosto en Argentina, en donde el candidato opositor, Alberto Fernández ganó por más del 47% del total de los votos, frente a un 32% del actual presidente Mauricio Macri. Un resultado que habían adelantado todas las encuestas, pero que terminó con uno mucho más holgado que cualquier pronóstico para el candidato ligado a Cristina Fernández.

Para comprender este panorama, el Capítulo chileno del Consejo Empresarial Chile – Argentina de SOFOFA, invitó al reconocido analista y asesor político Juan Manuel Germano, socio fundador de Isonomía Consultores, quien es licenciado en Ciencia Política y Gobierno de la Universidad Torcuato di Tella, Máster en Comunicación Política en Goldsmiths, University of London y Máster en Administración y Políticas Públicas de la Universidad de San Andrés.

El seminario fue presentado por el director Internacional de SOFOFA, Manuel José Prieto y por el vicepresidente del Capítulo Chileno del Consejo Empresarial Chile-Argentina, Óscar Guillermo Garretón, tras lo cual el analista argentino, se refirió a cómo todas las encuestas previas a estas primarias argentinas se les “rompió la brújula”.

“Siento que a mí y a muchos se nos rompió la brújula. Uno trabaja intentando leer la opinión pública que tiene muchas complejidades, pero la verdad es que fue muy fuerte lo que pasó. La misma metodología que nos permitió tener una brújula bastante precisa de 2009 a 2017, se rompió en 2019. Lo más increíble es que la misma metodología que nos permitió leer muy bien elecciones provinciales dos meses atrás, no ocurrió el domingo. Todas las encuestas hablaban de Alberto ganando, pero lejísimos se está de lo que ocurrió. Es una crítica y tendremos que ver qué pasó”, comentó Germano.

 

Respecto de lo que se podía esperar, Juan Germano explicó que Macri venía muy bajo en las encuestas durante los primeros meses de 2019, pero que eso cambió el 28 de abril de este año: “El FMI le permite controlar mejor el dólar y a partir de ahí comienza a tener una recuperación en las encuestas, lo que hacía pensar en una elección más competitiva. Ahora, en retrospectiva, esa mejora estuvo lejos de ser suficiente… Esto nos demuestra que evidentemente la caída de Macri había sido mucho peor de lo que se creía”.

 

Otro tema que hacía pensar en un mejor resultado para Macri era el control de la inflación. Entre las variables “soft” de las encuestas, se analizaba si el presidente argentino podría controlar esta variable. En abril estaba en 19 puntos, los que luego subieron a 28, 35, 37 y hasta 38 puntos en la última encuesta. Un proceso de mejora que parecía demostrar que ese apoyo podía trasladarse a la elección, por lo que se esperaba que al menos esos 37 o 38 puntos podían irse a intención de voto, lo cual no ocurrió. “Otra variable era la percepción de obra pública, una de las variables que mostraban a Macri como un presidente, jefe de gobierno, haciendo mucha obra pública. Esa percepción de obra pública era bastante alta y venía creciendo en los últimos meses y hacía pensar que iba a tener una elección mucho más competitiva de la que finalmente tuvimos”, explicó Juan Germano.

 

Respecto de los indecisos, el analista explicó que todos mostraban rechazo a Cristina y a Macri, lo que generó la duda sobre qué votarían. “Por un lado, estaba la idea de un mal presente –que se veía muy claro–, o la percepción de un futuro que se veía mejorando, en un proceso de crecimiento, según las encuestas. Pero la votación fue muy clara: se votó presente. Es la variable del argentino en su metro cuadrado. Cuando tu metro cuadrado está golpeado, difícilmente votes continuidad. Esta tensión que hubo en todo el proceso quedó demostrada el domingo pasado”.

 

Finalmente, Germano apuesta a que Alberto Fernández salió muy bien parado para enfrentar las elecciones de octubre. “Y aunque en política nada es imposible, Alberto sale muy presidenciable, por su votación y por la distancia de Macri”. Respecto de lo que viene de aquí a octubre, adelanta: “va a seguir la misma dinámica de la elección, cada partido con sus armas, y desde ahí el gobierno va a tratar de subir 2 o 3 puntos y hacer que los otros bajen 2 o 3, para forzar una segunda vuelta”.

 

Las elecciones generales presidenciales se realizarán el próximo 27 de octubre, y de haber segunda vuelta, esta sería el 24 de noviembre.

Volver a Noticias

Accesos
directos