•   
  •   

Síguenos


Inicio / Estudios e Indicadores / Ciencia y Tecnología / Tres centros de investigación de vanguardia mundial llegan a Chile

Vida, Ciencia y Tecnología - El Mercurio

Proyecto Corfo Innova:

Tres centros de investigación de vanguardia mundial llegan a Chile

Primero aterrizó el instituto Fraunhofer, en diciembre se suma Csiro, expertos en minería, y en marzo de 2012 llegará INRIA, instituto francés en tecnologías de la computación.

Miércoles, 9 de Noviembre de 2011

Cómo conectar pequeñas generadoras de energía de fuente renovable con el sistema interconectado central; cómo procesar volúmenes cada vez más grandes de datos como los que producen el observatorio ALMA en el norte, y hasta cómo hacer un tendido de fibra óptica de la manera más eficiente.

Esas son tareas en las que ya trabaja el Centro de Investigación e Innovación en Informática (Ciric), una fundación sin fines de lucro que nace de la alianza entre seis universidades chilenas y el INRIA, el centro de investigación en computación más grande de Europa.

Gracias a un proyecto Innova Corfo, que invertirá 80 millones de dólares en un plazo de 10 años, con Ciric ya serán tres los institutos de investigación de perfil mundial que habrán abierto sede en Chile entre 2011 y 2012.

El primero en llegar fue el Centro Fraunhofer, de Alemania, que opera desde enero 2011. Su foco de trabajo aquí es la acuicultura, nanobiología, energías renovables y biotecnología. Trabajan en alianza con la Fundación Chile, la Universidad de Talca y la Universidad Católica de Valparaíso.

En diciembre, en tanto, se instalará el Centro Csiro. Se trata de la organización líder en patentamiento de Australia, ha generado 300 millones de dólares en ingresos por propiedad intelectual y es socio de empresas como GE, Boeing, Chevron, Dupont, NASA, entre otros. En Chile se enfocará en la minería y trabajará en alianza con la U. de Chile y la U. de Antofagasta.

De visita

La idea del proyecto global es traer toda la experiencia de estos institutos en el desarrollo de proyectos, pero fundamentalmente para tratar de lograr algo que a la academia local le cuesta bastante: llevar sus ideas de laboratorio al mundo de las empresas y generar soluciones útiles para el país.

Aunque el Ciric comenzará a operar oficialmente en marzo de 2012, la página de INRIA ya da cuenta de su llegada a Chile, y este lunes el ministro de Economía, Pablo Longueira, recorrió el centro en su sede principal en París.

“Estamos haciendo un esfuerzo muy importante para que exista una ciencia aplicada desde las universidades a las empresas, a nivel regional. Esperamos que esto se traduzca en patentes, en innovación, que mejore la competitividad de la empresa chilena”, dice el ministro al teléfono desde Madrid, mientras espera el avión a Chile.

Longueira agrega que el plan global es que en total se instalen 10 centros como estos en el país en lo que dure la administración actual. El cuarto ya está definido, pero aún no se da a conocer, y los próximos están en proceso.

La idea es que el Ciric tenga su propia oficina, pero al comienzo funcionará en la Universidad de Chile. De hecho, uno de sus profesores, José Miguel Piquer, que fue el primer chileno en hacer un posgrado en INRIA, en los 80, ha sido uno de los promotores de la llegada de este instituto al país.

“El centro en Chile no es realmente sólo para nuestro país, sino también para el resto del continente. Pero en una primera instancia la idea es ocupar todo el recurso humano en computación, para eso estamos trabajando con seis universidades (de Chile, Católica, Adolfo Ibáñez, Católica de Valparaíso, de Valparaíso y Federico Santa María). Lo que nos interesa es aprender a hacer transferencia. En el INRIA han creado como 100 empresas, todas salidas de proyectos de investigación. En Chile nunca nos ha resultado hacer eso”, dice Piquer, quien asumirá como uno de los directores locales del Ciric.

Los primeros pasos

José Miguel Piquer, quien asumirá como director de investigación y desarrollo de Ciric, explica que el director principal vendrá de Francia. Y un segundo, dedicado al tema de la transferencia, también vendrá del INRIA.

Actualmente, el Ciric ya trabaja en seis proyectos, divididos en tres áreas. “El concepto está listo por los 10 años que dura el subsidio de Corfo, pero teníamos que definir los tres primeros años”, dice Piquer.

Eso significa que están trabajando en tres áreas estratégicas: internet y telecomunicaciones, donde están “pensando” en una solución para el voto electrónico y modelando redes inalámbricas. En gestión de recursos naturales están trabajando en una planta de procesamiento de aguas servidas; y, por último, en energías híbridas, buscan un algoritmo para llevar al Sistema Interconectado Central (SIC) la energía de plantas de fuente renovable.