•   
  •   

Síguenos


Inicio / Comunicados y Declaraciones a la Prensa / Corporativo Sofofa / A los 87 años falleció el empresario textil y Consejero Honorario de SOFOFA, Sr. Fuad Garib Aguad.

A los 87 años falleció el empresario textil y Consejero Honorario de SOFOFA, Sr. Fuad Garib Aguad.

El pasado sábado 10 de febrero de 2018, a los 87 años falleció el empresario textil y Consejero Honorario de Sofofa, Sr. Fuad Garib Aguad.

Don Fuad, dueño de la industria Hilados y Tejidos Garib S.A, fue un destacado empresario que integró la SOFOFA como consejero desde 1971. Desde entonces, desarrolló una intensa actividad gremial, desempeñándose como primer y segundo vicepresidente, así como tesorero en diferentes Mesas Directivas del gremio. Asimismo, fue miembro permanente del Comité Ejecutivo durante 23 años, fue Presidente de la Comisión de Relaciones Internas y Ética por más de 20 años; fue nombrado Consejero de Mérito en 1994, y el 12 de diciembre de 2001 fue designado Consejero Honorario, máxima distinción que SOFOFA concede a los Consejeros.

Por su destacada trayectoria en la empresa y el gremio, el presidente de SOFOFA,  Bernardo Larraín, ha querido homenajear a Don Fuad Garib y a su familia a través de esta columna publicada en diario El Mercurio, el pasado 13 de febrero:

Fuad Garib Aguad

La Sofofa, en sus 130 años de historia, no se construyó en un día ni es el fruto de la genialidad individual de nadie. Su grandeza y prestigio nace de la contribución a lo largo de su historia de muchos empresarios y ejecutivos. Figuras como Ernesto Ayala, Hernán Briones y Andrés Concha, entre otros, todavía nos acompañan con su ejemplo y espíritu”. Cito este extracto de las palabras que pronuncié cuando asumí la presidencia de esta institución el 31 de mayo pasado, porque hoy debemos agregar a otro grande -don Fuad Garib Aguad- que nos dejó hace algunos días y que nos seguirá acompañando con su ejemplo y espíritu, así como a través de su hijo Ricardo, consejero de la Sofofa desde mayo pasado. Su vocación empresarial la inició en la empresa familiar tempranamente el año 1948, cuando estaba en sexto año de humanidades. Destacó especialmente cuando frente a la apertura al comercio internacional de la economía chilena, en vez de añorar los tiempos del proteccionismo adaptó a través de la innovación a su querida empresa Hilados y Tejidos Garib, para hacerla más competitiva y así poder acceder a mercados de exportación tan exigentes como el de Estados Unidos.

Su filosofía empresarial la podemos encontrar en sus palabras de agradecimiento a los distintos reconocimientos que recibió durante su vida empresarial, destacando el premio Icare Empresario del Año 1988 y el premio Sofofa Hernán Briones al emprendedor del año 2011. Cito algunas de sus palabras: “Invertir, consolidar, invertir, consolidar, de manera progresiva sin endeudarse más allá de lo prudente (…) Un empresario, tal vez por la naturaleza de su tarea, no tiene ni espera más distinción que la satisfacción que obtiene día a día ante la preferencia que le otorgan los consumidores (…) Enfrentar desafíos competir, entregar un buen producto y sentir la satisfacción del trabajo bien hecho es la razón de ser de nuestra empresa cumpliendo de esta manera lo que la sociedad espera de nosotros”.

Don Fuad consideró importante combinar su actividad empresarial con la gremial, lo que debe ser un ejemplo a seguir por todos quienes, teniendo roles de liderazgos en el mundo empresarial, tenemos el deber de tomar al mismo tiempo la posta en el liderazgo gremial. En efecto, don Fuad fue consejero de la Sociedad de Fomento Fabril desde el año 1971, vicepresidente, tesorero, integrante del comité ejecutivo y presidente de la comisión de relaciones internas y ética por más de 20 años.

En diciembre de 2011 fue nombrado consejero honorario por unanimidad, máxima distinción de la institución. Cito sus palabras del año 2011 sobre la importancia de la Sofofa: “Lo conseguido por nuestras empresas es por haber tomado la decisión de competir bajo las normas de una economía libre, aprendido aquí en la Sociedad de Fomento Fabril. La Sofofa comprendió desde sus inicios que la aplicación de este sistema era el camino para el desarrollo debemos dar gracias a Dios que la decisión de esta institución de defender la economía de mercado logró el éxito que hoy goza nuestro país y nuestras empresas”.

En lo personal guardo una especial gratitud hacia don Fuad, especialmente por habernos recibido en mayo pasado junto con su querida esposa Eliana en su hogar a Patricio Jottar, Gonzalo Said y a mí. Sus sabios consejos han sido una inspiración en este camino gremial que estamos recorriendo. Fuimos testigos de su compromiso y amor por esta institución al compartir con nosotros muchas carpetas con documentos y recortes de diario sobre la Sofofa, los que representan un valioso testimonio de su historia.

Un gran abrazo a Eliana, Ricardo y a toda su familia en el momento de la despedida de ese gran hombre que fue Fuad Garib Aguad.