•   
  •   
  •   

Síguenos


Inicio / Corporativa / ¿Quiénes Somos? / Historia SOFOFA

Historia SOFOFA

Industria pionera

Fundada el 7 de octubre de 1883, bajo la presidencia de la República de don Domingo Santa María, la Sociedad de Fomento Fabril -SOFOFA- surgió como una necesidad de hacer valer los derechos del sector industrial chileno y de transformar a Chile en un país eminentemente industrial (ver listado industrias pioneras).

La Guerra del Pacífico, que había comenzado cuatro años antes, generó la necesidad de crear empleo, época en que Chile era un país fundamentalmente minero y agrícola. Asimismo, los principales industriales del país mostraban su preocupación frente a la competencia de los productos extranjeros al desarrollo de la industria nacional.

Ese 7 de octubre de 1883, por intermedio del entonces ministro de Hacienda, don Pedro Lucio Cuadra, el Presidente Santa María solicitó a la Sociedad Nacional de Agricultura echar las bases para constituir una agrupación que representara los intereses generales del sector fabril.

Fue así como se convocó a una reunión donde asistieron connotados representantes del sector industrial y aprobaron plenamente el proyecto de formar una asociación, eligiendo como presidente a don Agustín Edwards Ross (1883-1884) y como vicepresidente a don Antonio Subercaseaux.

La presidencia de Sofofa ha sido ocupada por destacados hombres públicos y empresarios industriales, entre los que se cuentan Vicente Pérez Rosales, Ramón Barros Luco, Domingo Matte Pérez, Benjamín Dávila Larraín, Eliodoro Yáñez Ponce y Walter Müller Hess, entre otros. Para una información más detallada, revise el listado de ex presidentes de SOFOFA.

Se amplía su accionar

A poco andar, el naciente gremio se fijó como prioridad que la industria nacional abasteciera al país de aquellos productos propios de sus necesidades. Es así como impulsó la creación de nuevas industrias y el desarrollo de trabajadores y obreros especializados a través de enseñanza especial y el aprendizaje industrial.

El esfuerzo y tesón de los industriales pronto rindió frutos. A empresas como la Compañía de Consumidores de Gas, Farmoquímica del Pacífico, Sociedad Industrial Kunstmann y Compañía Sudamericana de Vapores, se sumó una cada vez más dinámica actividad que comenzó a abastecer el mercado local con productos metalúrgicos y metalmecánicos, textiles, cueros, alimenticios, farmacéuticos, muebles, loza y material para la construcción, entre otros.

Los primeros avances se vieron reflejados en la Exposición Nacional que se realizó en la Quinta Normal de Agricultura en 1884 y en la que participaron más de 30 industrias representativas de un amplio abanico productivo de todo el país.

La muestra demostró que, a pesar de las preocupaciones de los primeros cinco años de la guerra entre Perú y Bolivia y la crisis financiera, el sector industrial continuó en la vía del progreso y desarrollo.

El quehacer del sector industrial comenzó a hacerse notar no sólo en el ámbito económico, sino también social. Sofofa se abocó al desarrollo de la enseñanza técnica en Chile, haciéndose cargo en 1884 de la escuela de Artes y Oficios. En 1886 creó la Escuela Nocturna de Dibujo.

En 1887 formuló el plan y programa para la Escuela Profesional de Niñas de Santiago y en 1894 creó la Escuela Nocturna de Dibujo de Valparaíso, para cuatro años más tarde dar origen a la Escuela Práctica de Obreros Electricistas y de Manejo de Motores.

Asimismo, en 1897 se creó el Instituto Comercial.

La Sociedad tuvo a su cargo, además, la formación de la estadística de la industria manufacturera del país, para lo cual designó una comisión que inició sus trabajos tomando como base las matrículas de patentes del año 1883, mientras se recogía información en provincias. La información se fue publicando en los boletines de la sociedad desde junio de 1895.

Además, en la búsqueda por modernizar los procesos productivos, competir mejor y exportar productos con mayor valor agregado, en 1925 sentó las bases del Decreto Ley sobre la Propiedad Industrial.

El fomento del comercio exterior también ha estado presente en Sofofa desde sus inicios.

Participaba activamente en la discusión de los acuerdos y protocolos de comercio que el Ministerio de Relaciones Exteriores tenía en estudio o negociaba con otros países como Brasil y Ecuador. Hacia 1900 Sofofa recomendó un plan metódico para las negociaciones con los países de Centro y Sud América.

Las acciones de la SOFOFA están regidas por un Código de Ética que obliga a todos sus socios y que fue dictado en 1958.

La entidad agrupa hoy a cerca de 2.500 empresas, 38 asociaciones sectoriales y 8 filiales regionales, representadas por las asociaciones industriales de Arica, Antofagasta, Valparaíso y Aconcagua, Curicó, Talca, Concepción, Malleco y Cautín y Valdivia. Todos estos miembros en conjunto engloban al 30% del PIB chileno.

Tal representatividad, unida a su independencia política, mantención de principios, enfoque técnico y prestigio de sus dirigentes, le ha permitido a Sofofa alcanzar un sitial importante en la vida nacional como impulsor y promotor del desarrollo de la industria y del crecimiento económico del país.

(Fuentes: “Chile, 100 Años de Industria” (1883-1983), editado por SFF con motivo del centenario de su creación. Autores. Sergio Ceppi, Enrique Sanhueza, Lucy Ercilla, Manuel Barrera, Claudio Vila. Comité Editorial: Gonzalo Vial, Domingo Arteaga, Pedro Lizana y Gonzalo Bustos. )